La luz del sol nos brinda energía, felicidad y vitamina D, pero también nos  proporciona radiación ultravioleta (los famosos rayos UV). La radiación ultravioleta es absorbida por la piel provocando en el menor de los casos arrugas y en el peor provoca cáncer de piel. Los protectores y bloqueadores solares nos protegen contra estos daños dañinos.

El SPF (Sun Protection Factor) es el indicador de la capacidad de protección solar de los productos. Cuanto mayor sea el número, mayor es el poder de protección.
Por ejemplo una persona que no utiliza bloqueador solar su piel puede enrojecerse en los primeros 10 minutos expuestos al sol, por el contrario una persona que utiliza un bloqueador solar con 15 SPF puede proteger su piel por alrededor de 150 minutos antes de que su piel comience a enrojecer.

El protector se debe aplicar cada 2 o 3 horas y debes aplicártelo 30 minutos antes de exponerte al sol. Además si te duchas o entras a la piscina o al mar debes volver a aplicarlo enseguida. Existen 2 tipos de protectores:
Los bloqueadores que proporcionan más protección y los protectores. Los bloqueadores no se miden en unidades FPS, estos protegen tanto de los rayos UVA como de los UVB. Los protectores protegen contra los rayos UVB pero no todos protegen de la radiación UVA.

SE DEBE UTILIZAR PROTECCIÓN SOLAR TODOS LOS DÍAS DEL AÑO, SEAN DÍAS SOLEADOS O NUBLADOS.

TIPS PARA ELEGIR EL MEJOR PROTECTOR SOLAR.

1. Debe ser contra radiaciones UVA y UVB: El grado minimo es de 6 y el máximo de 50.
2. Utilizar un protector con un PFS adecuado o de acuerdo al tipo de piel de cada persona.
3.  Evitar la luz solar entre las 12:00-4:00 pm y si es necesario salir en estas horas, se debe aplicar el protector media hora antes de la exposición al Sol.
4. Utilice ropa, sombreros, gafas de sol y . cualquier elemento que te proteja. Estos también son bloqueadores solares y mucho de ellos hoy en día dicen en el empaque hasta cuanta protección pueden ofrecer.
5. Utiliza bloqueadores solares para tus hijos, pero confirma que son para ellos, ya que los químicos de ciertos bloqueadores solares pueden crear alergias en la piel a los bebés.