El tomate es una fruta rica en vitaminas A y C y en minerales como hierro, fósforo, calcio, magnesio, zinc, potasio y sodio. Esto lo hace excelente para mantener la piel saludable, además tiene propiedades astringentes para cerrar los poros y combatir el acné. También, es buenísimo para desaparecer las manchas provocadas por la edad.
Hoy te comparto 2 mascarillas caseras que puedes hacer en casa para tratar el acné y la piel grasa

Aplica alguna de estas mascarillas 1 o 2 veces por semana para que sean más efectivas.

Opción 1: 
Corta el tomate por la mitad y retira la mayor cantidad posible de pulpa con una cuchara. Coloca esta pasta directamente sobre tu rostro. Déjalo por 15 min. También puedes mezclarla con un poco de miel para mayor hidratación. Luego, lávate la cara con agua fría y sécala con un paño limpio.

Opción 2: 
Lava un tomate bien maduro y licúalo. Agrégale una cucharadita de jugo de limón a la pulpa molida. Para darle más consistencia, puedes agregarle una cucharada de avena, que limpia los poros y también ayuda a combatir el acné, mientras que actúa como un suave exfoliante y humectante natural. Coloca la mezcla sobre tu cara, déjala actuar por 15 minutos y enjuágala. Si no tienes avena puedes usar un poco de barro orgánico.

Coloca las mascarilla sobre tu rostro usando una brocha de maquillaje limpia y desinfectada. Te recomiendo hacerlas por las noches antes de dormir y luego aplicarte un suero.

Nota: La mascarilla que usé ya viene preparada, solo debes mezclarla con agua o miel. Se llama “Say yes to Tomato” y la consigues en Amazon.
Te recuerdo que los remedios caseros son tratamientos lentos, pero son una opción súper económica y si eres constante cualquiera de estas opciones puede ayudarte a combatir la piel grasa y las espinillas y puntos negros.